TEMPLADOS Y LAMINADOS

Cristal TEMPLADO

El Cristal y/o vidrio Templado se caracteriza  por ser un cristal monolítico que fue sometido a cambios térmicos de calor y frío varias veces, en un horno diseñado para ello, con el propósito de aumentar su resistencia en aproximadamente 05 veces a un vidrio normal.

Además de lo anterior, cuando un cristal templado se quiebra ante cualquier eventualidad, este no se astilla y produce cortes como un vidrio normal, por el contrario, se desmenuza en pequeños fragmentos granulares, evitando accidentes o cortes

 

Cristal LAMINADO

 

El cristal laminado está formado mediante la unión de varias láminas u hojas simples con láminas interpuestas que se fabrican en butiral de polivinilo (PVB). Se trata de un termoplástico transparente y de gran resistencia, por lo que es especialmente apreciado para su uso en la industria automovilística. Se puede aplicar con diferentes espesores. Una de las características más apreciadas del vidrio laminado es su resistencia a la penetración de objetos desde el exterior. A ello hay que añadir que, en caso de sufrir una fuerte rotura, el cristal no se rompe en muchos pedazos, sino que se convierte en una ‘malla’ que queda fija. En resumen, la seguridad del vidrio laminado es su máximo beneficio.